K-Line prosigue con su crecimiento en Europa

02 marzo 2016

K·Line continúa con su constante crecimiento y expansión, con la construcción de una nueva gran planta de fabricación en el departamento francés de Ain, cerca de Lyon (este de Francia), donde recientemente celebró el acto de colocación de la primera piedra.

Recreación de la nueva factoría de K-Line en el departamento de Ain (Francia)

Recreación de la nueva factoría de K-Line en el departamento de Ain (Francia)

Inicio de la obras de la nueva factoría

Inicio de la obras de la nueva factoría

Esta nueva gran fábrica de 48.000 m², situada en Saint-Vulbas en el departamento de Ain, a 40 km de Lyon, representará una inversión de 62 millones de euros y hará posible a partir de 2018 la fabricación -para arrancar- de 2.500 ventanas por semana, con la intención de duplicar dicha producción en un plazo breve.

En su inicio, la planta contará con un centenar de empleados, cifra que está previsto incrementar hasta los trescientos cuando esté a pleno rendimiento.

La nueva factoría se complementará con una zona de exposición y una escuela de formación en la que se impartirán cursos formativos para los instaladores de la marca.

Asimismo, desde el inicio se ha previsto la expansión del complejo con unas significativas reservas de suelo de 14 hectáreas que harán posible un futuro crecimiento.

Bruno Léger, Director General del Grupo Liébot, comentó durante el acto de colocación de la primera piedra, que esta inversión puede parecer una locura, dado el estado actual del mercado de la construcción. De hecho, la facturación de K·Line pasó en un año de 210 a 248 millones de euros, lo que representa un incremento del 18% respecto al anterior ejercicio. Un resultado -de 2015- muy “increíble”, según palabras del directivo, quien añadió: “El mercado de la carpintería durante el año 2015 se ha estancado e incluso ha ido ligeramente a la baja. La construcción de nuevas viviendas ha disminuido, pero la renovación ha crecido en importancia gracias a las políticas estatales de ahorro energético, lo cual ha dado alas a nuestro sector, a pesar de que la tendencia en la primera mitad del año fue algo negativa”.

Los vientos soplan a favor de K·Line, buque insignia del Grupo Liébot, que hasta el momento contaba con cuatro plantas de fabricación en la población Les Herbiers (Francia) y una en Barcelona (España), en las que emplea a más de 1.200 trabajadores con una capacidad semanal de producción de 10.000 ventanas totalmente acabadas, a punto de instalar.

Acto de colocación de la primera piedra

Colocación de la primera piedra de la nueva factoría

Colocación de la primera piedra de la nueva factoría

Acto de colocación de la primera piedra