Correderas K•LINE: Primeras correderas de alto rendimiento térmico del mercado con efecto bimetal controlado

05 mayo 2021

Con independencia del tipo de material del que estén fabricadas (aluminio, pvc o incluso madera), la dilatación de las carpinterías es un fenómeno natural llamado efecto bimetálico o bimetal, que afecta especialmente a las correderas tras una exposición prolongada al sol, que al sufrir una dilatación por el calor recibido, deforman la carpintería pudiendo llegar incluso a dificultar pasajeramente su apertura o cierre.

Las carpinterías de aluminio K•LINE están dotadas de serie de rotura de puente térmico, o sea, que los perfiles de aluminio internos y externos de la carpintería están aislados entre sí por un material sintético que reduce drásticamente la conducción del frío o el calor, pero esto no evita que en caso de exposición prolongada a un calor intenso o a una fuerte reverberación de luz, la sección externa que recibe el impacto de la fuente de calor aumente de temperatura y se expanda dilatándose, mientras que el perfil interno permanece a temperatura ambiente; esta diferencia de temperaturas puede llegar a provocar una deformación pasajera de la corredera, curvando sensiblemente la hoja.

Fieles al espíritu innovador y diferenciador distintivos de K•LINE, desde nuestro departamento de I+D hace tiempo venimos trabajando en el control de este efecto, y para ello hemos desarrollado un mecanismo que incorporamos de serie a toda nuestra gama de correderas, con un sistema de centradores macho y hembra instalados en las perfilerías que controlan esta posible curvatura, obligando a las hojas a mantener su forma original.

Todas nuestras correderas (KL-BC de 2 raíles, KL-BC de 3 raíles, KL-BG de hojas ocultas entre tabiques y KL-BC/VT de visión total) desde el pasado mes de abril se benefician de serie de este sistema, y son las primeras correderas de alto rendimiento térmico del mercado con control del efecto bimetal.